Principal arrow Tips/FAQs
Ultima actualización:
 
 
Contactenos
Contactanos en abcpediatria@gmail.com
Escribenos al correo electrónico abcpediatria@gmail.com para cualquier duda o sugerencia referente al portal web.
Publicidad
 

Tips/FAQs
Las Despedidas
Escrito por Janet Brown McCracken   
17.04.2006

Ideas para hacer las despedidas más fáciles para usted y para su hijo

Las separaciones de los padres pueden ser especialmente estresantes para los niños pequeños. Pero hay ciertas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a los niños a realizar los ajustes de forma un poco más suave. Con el tiempo, los niños se separarán más fácilmente de los padres.

Cómo preparar a los niños para ir a una nueva guardería

  • Hable acerca de la nueva guardería unos días antes de que el niño vaya a ir. (Si son preescolares comience a hablar del nuevo centro una o dos semanas antes de que tengan que ir.)
  • Visiten el nuevo centro, incluyendo la habitación donde estará su hijo. Conozca al nuevo profesor con su hijo. Haga la visita cuando haya menos niños en la habitación, para que su hijo no se sienta abrumado.
  • Lea un libro con su hijo sobre ir a la guardería.
  • Si es posible, lleve a su hijo con usted a su lugar de trabajo. "Los niños probablemente se sentirán mejor si saben qué es lo que hace durante el tiempo que está fuera.”
  • Hable con sus hijos sobre los sentimientos que tienen acerca de estar separados de usted y conocer nuevos amigos. Identifíquese con su hijo. Hágale saber que usted comprende su miedo o su tristeza.

Cómo ayudar para que su hijo se ajuste al nuevo centro

  • Establezca rutinas regulares cuando se estén preparando. Las rutinas proporcionan a los niños una sensación de control y de que las cosas son predecibles.
  • Permita a su hijo llevar con él a la guardería un objeto que le conforte, como un muñeco de peluche o un chupete.
  • Tome una foto de la familia para que el niño se la lleve a la guardería. Los buenos centros colocan fotografías de los niños con la familia a la altura de los ojos de los niños en la habitación donde se encuentran. Esto les da a los a los niños un sentimiento de continuidad y de integración.*
  • Permita un tiempo más que suficiente para que se preparen. Cuando los padres están estresados y tienen prisa pueden estar seguros de que sus hijos también se sentirán estresados. Las separaciones bajo el estrés no se producirán sin incidentes.
  • Mientras conduzca hacia la guardería, cante canciones o hable acerca de lo que van a hacer juntos esa noche.

Cómo ayudar a su hijo cuando llega la hora de decir adiós

  • Llegue temprano, de esta forma tendrá tiempo más que suficiente para facilitar a que su hijo que se centre en sus actividades antes de que usted  deba irse. Los niños necesitan tiempo con sus padres para ajustarse a lo que les rodea antes de sentirse lo suficientemente cómodos como para permanecer con la ausencia de los padres.
  • Salude al profesor junto con su hijo. Los niños necesitan sentirse seguros de que los padres se sienten a gusto con el profesor.

En los programas buenos, los profesores saludan a cada niño al llegar y asisten al padre para que ayuden a su hijo a involucrarse en las actividades y a hacer amigos.

  • Permita que su hijo exprese tristeza cuando se despida. Estamos ayudando a los niños cuando les permitimos expresarse abiertamente sobre sus sentimientos y cuando les hacemos saber que los comprendemos. No es útil decirle a un niño que deje de llorar o decirle que no debería estar triste.
  • De avisos al niño antes de marcharse. Por ejemplo, diga, “En tres minutos  tendré que decirte adiós” o “Me marcharé a trabajar en dos minutos”. 
  • Dígale a su hijo cuándo volverá a recogerlo. Por ejemplo, diga, “Después de que te tomes la siesta vendré aquí para recogerte.” (Pregunte al profesor sobre las actividades del día, para de esta forma poder ser bastante preciso sobre la última actividad antes de que recoja a su hijo.) Los niños necesitan información completa acerca del momento en que se les va a recoger. Se sienten confundidos con frases como, “Te vendré a recoger más tarde”, o “Vendré a recogerte después del trabajo.”
  • Dé a su hijo algo qué hacer mientras usted se marcha. Por ejemplo, pídale que cierre la puerta por usted o que le diga adiós con la mano mientras está en los brazos del profesor.
  • Diga siempre adiós con un abrazo, un beso, una sonrisa y un gesto de la mano. Su hijo necesita ver que usted se siente a gusto con el hecho de marcharse. Incluso si se siente triste sobre la marcha, necesita que su hijo le vea seguro de la decisión de irse.
  • Después de que haya dicho adiós, márchese, incluso si su hijo está llorando. Regresar para consolar al niño únicamente causará que la separación sea más difícil. Los profesores de programas de calidad asistirán a los padres en el proceso de decir adiós. Los profesores sostendrán y consolarán a los niños que lloran. Después ayudarán a que participen en actividades apropiadas que facilitan el ajuste del niño a la habitación.

Formas en que los padres pueden ayudar a su hijo cuando vuelven a verlo al final de la jornada

 

  • Asegúrese de que está preparado para recibir a su hijo como un padre cariñoso y atento, independientemente de cómo le haya ido el día en el trabajo. Haga la cosa que le sea más útil a usted para poder cambiar la mentalidad de empleado a la de padre.
  • Sea consciente de que existe una gran variedad de reacciones que son normales en los niños cuando acaban su jornada de guardería. Algunos niños se “descargan” en sus padres desde el primer minuto en que estos llegan. Otros ignoran a sus padres y se niegan a marcharse. Otros niños están emocionados con el reencuentro. Los padres deben estar preparados para responder de forma positiva y firme a cualquier reacción de su hijo al acabar la jornada.
  • Haga saber a su hijo que usted entiende sus sentimientos. Después comparta con su hijo sus sentimientos positivos acerca de verle de nuevo. Permítale saber que le ha echado de menos mientras estaba en el trabajo y que está contento de volverlo a ver. 
  • Ayude a su hijo a hacer la transición de la guardería al hogar siguiendo algunas rutinas, como guardar los juguetes, ponerse la mochila y decir adiós a los amigos.

 Puntos Importantes a recordar:

Siempre debe acompañar a su hijo hasta el interior de la habitación.
Siempre  debe involucrar a su hijo en rutinas de transición, al llegar y al abandonar la guardería.
Siempre debe decir adiós al niño. Nunca se escabulla.
Siempre debe informar a su hijo y al profesor cuando vaya a venir a recoger al niño más tarde de lo habitual.

Cada niño es diferente en la forma de responder cuando está lejos de los padres. En cualquier caso, si su hijo no ha hecho ningún progreso después de estar dos semanas en un nuevo programa, por favor, consulte con un especialista en desarrollo infantil.
Peleas Entre Hermanos
Escrito por Parent's Sake Vol.11   
17.04.2006

La forma en que los niños se llevan con sus hermanos y hermanas es una de las formas más importantes que tienen para aprender a ser afectuosos, a compartir, a dar y a recibir. A la mayoría de los padres no les gusta que sus hijos armen un escándalo y peleen, pero sucede en todas las familias. Lo que importa es la forma en que los padres ayudan a los niños a resolver sus problemas.

Algunas cosas que podrían ayudar...

  • Pase algo de tiempo con cada niño por separado. Los niños necesitan saber que los padres les ven como algo especial. Haga comentarios sobre los talentos y características únicas de cada niño. Algunas veces los hermanos y hermanas pelean porque necesitan atención de sus padres.
  • Siempre que sea posible, permita a los niños encontrar sus propias soluciones. Si eso no funciona, sugiera otras soluciones que puedan intentar, como, por ejemplo, “Quizás pueden tomar turnos para usar el camión.”
  • Cuando los niños están peleando y alguno de los dos va a resultar dañado necesita separarlos hasta que tengan control de sus sentimientos. Déjeles intentarlo de nuevo cuando estén preparados.
  • Cuando necesite ayudarles, no tome partido. No decida quien tiene razón y quien no. Esto podría ser causa de nuevas peleas.
  • Los padres pueden enseñar a los niños como llevarse bien por la forma en que ellos tratan a los familiares, amigos y el uno al otro.

Recuerde, al mismo tiempo que es cierto que los conflictos entre hermanos son inevitables, también lo es que con la ayuda de los padres los niños pueden utilizar estas oportunidades para aprender habilidades importantes que van a necesitar en la vida para negociar y comprometerse con otras personas.

Libros para los padres:
”Siblings Without Rivalry” por Faber and Mazlich
”He Hit Me First” por Ames and lIg

Libros para los niños:
”MeToo!” por Mercer Mayer
”No Fighting, No Biting” por Marik and Sendak
”And You Give Me A Pain, Elaine” por Pevaner
Miedos Infantiles
Escrito por Schachter & McCauley   
17.04.2006

Hechos sobre los miedos infantiles

  • Al igual que los adultos, los niños tienen menos miedo cuando tienen un sentimiento de control.
  • Los miedos son una parte normal de la infancia. Ciertos miedos son típicos de ciertas edades.
  • El miedo es real para su hijo, por tanto, tómese el miedo de su hijo de forma seria.
  • Algunos miedos aparecen cuando el niño va obteniendo independencia. Por ejemplo, cuando un niño comienza a andar y a entender que puede dejar a la madre, también se da cuenta de que la madre puede dejarlo a él.
  • El entorno de un niño también puede incrementar sus miedos, como lugares poco familiares, muchedumbres, sombras provenientes de luces nocturnas, etc.
  • Algunas veces el miedo de un niño está basado en la falta de conocimiento. "El agua se cuela por el desagüe, por tanto yo también podría desaparecer por el desagüe”.
  • Con frecuencia los miedos de un niño son los mismos que los de sus padres.
  • Los miedos pueden incrementarse a causa de la reacción del padre o de la madre o de algún comentario. Por ejemplo, si el padre o la madre grita al ver una araña, el niño probablemente hará lo mismo.
  • Los niños se toman lo que se les dice de forma literal, como “El policía te va a detener si no te sientas en tu asiento del coche” o cuando un extraño dice, “eres tan lindo que te voy a llevar a mi casa conmigo” Tenga cuidado cuando se refiera a la muerte como dormir—los niños pueden tener miedo de irse a dormir.

Cosas que hay que evitar cuando se enfrente a los miedos de su hijo

  • NO espere que los miedos de su hijo vayan a desaparecer de la noche a la mañana.
  • NO avergüence a su hijo por sus miedos.
  • NO fuerce a su hijo a enfrentarse a sus miedos.  Esta estrategia empeorará la situación. Por ejemplo, si su hijo tiene miedo a los perros, forzarle a acariciar a un perro le asustará aún más.
  • Trate de no decirle a su hijo que va a ser un “niño grande” o “una niña grande” cuando superen su miedo. Esto pone demasiada presión en el niño.

Cómo puede ayudar cuando su hijo tiene miedo

  • Muéstrese dispuesto a entender el miedo.  Por ejemplo, "Los ruidos fuertes, como el trueno, pueden dar miedo."
  • Proporcione información útil acerca del objeto o situación que causa el miedo. Por ejemplo, “Los perros ladran porque esta es la forma que tienen de hablar y algunas veces ladran mucho cuando están felices de ver a alguien.”
  • Lea un libro especializado, como “There's a Nightmare in My Closet” de Mercer Mayer, y hable acerca del objeto o la situación que causa el miedo.
  • Ayude a su hijo a confrontar sus miedos siguiendo el propio ritmo del niño, el cual probablemente será muy lento. Por ejemplo, permita al niño decidir cuando meterá la cabeza debajo del agua una vez que el nadar le da una sensación de control y se le pasa el miedo.
  • Vigile muy de cerca qué es lo que su hijo ve por la televisión. Muchas películas y programas son demasiado intensos para los niños pequeños y pueden aumentar sus miedos.

Los miedos más comunes en edades tempranas

6 meses

Ansiedad ante los extraños

8 meses

Separación de sus padres, caerse

1 año

Separación de sus padres, ruidos, animales, baño, médico

2 años

Separación del padre o de la madre, entrenamiento para ir al baño, bañarse, irse a la cama, médico

3 años

Pérdida del padre o de la madre, entrenamiento para ir al baño, irse a la cama, monstruos y fantasmas, cualquier persona que tiene un aspecto poco familiar, por ejemplo, una persona discapacitada, con barba, de otro color de piel, etc.

4 años

Ruidos, animales, hora de irse a la cama, monstruos y fantasmas, gente con aspecto poco familiar, pérdida de un padre, muerte, divorcio

5 años

Ruidos, animales, monstruos y fantasmas, perderse, ir a la guardería, pérdida de un padre, muerte, hacerse daño, divorcio

Cuadro adaptado de “When Your Child Is Afraid” por Schachter & McCauley
Estableciendo Límites para los Niños Pequeños
Escrito por http://www.health.state.ok.us/program/mchecd/Translation-%20communicating%20limits-spanish.htm   
17.04.2006

Disciplinar es enseñar. Un niño no nace sabiendo lo que es y lo que no es apropiado. Nosotros como adultos, ayudamos a los niños a aprender qué comportamientos son aceptables. La forma en la cual le comunica a su hijo cuáles son los límites es importante. Aquí tiene algunas sugerencias:

  • Es mejor ser consistente el 100% del tiempo con cinco reglas que con 10 reglas el 50% del tiempo. La mayoría de los adultos ponen demasiadas reglas.
  • Una regla debe ser:
         Para asegurar la salud y la seguridad
         Razonable para la edad del niño
         Para el beneficio del niño así como para los adultos
         Explicada al niño
  • Sea claro y específico en sus instrucciones. Evite términos como “se bueno,”  en lugar de ello diga: “Nos iremos cuando te sientes en tu asiento del coche”, “Te leeremos la historia después de que te hayas cepillado los dientes. Te ayudaré," "La gente no debe ser golpeada. Usa las palabras," o "Pon los juguetes en el estante".
  • El contacto visual es importante. Póngase cerca del niño y a la altura de sus ojos.
  • Use una voz firme, neutra pero amable.
  • Sea de fiar. Diga lo que piensa. Haga lo que diga que va a hacer.
  • No se implique personalmente en la situación, diciendo, por ejemplo, "¡Tú me has hecho esto para volverme loca!"
  • Diga las cosas de una forma positiva, como: "Tus pies tienen que estar en el suelo, no en la silla."
  • Sea breve. Con frecuencia hablamos demasiado. Solo recuérdeselo una vez y luego cambie con calma a otro tema.
  • Permita al niño expresar sus sentimientos, incluso sus sentimientos negativos.
  • Escuche cuando su hijo hable. Los hijos están más dispuestos a escuchar y obedecer cuando los padres escuchan y valoran los sentimientos y las opiniones del niño.
  • Muestre a su hijo que usted está tratando de entenderle utilizando la técnica de "reflejando lo que escucha." Responda "reflejando" los sentimientos de su hijo; por ejemplo: "Te ha enfadado mucho que te dijera que no puedes salir afuera, pero está lloviendo", "Se que es difícil para ti entender por qué necesito arrullar a tu pequeña hermanita tanto tiempo."
  • Dé a su hijo oportunidades para que pueda elegir, siempre que sea posible. Déle solamente opciones que usted pueda aceptar. Incluso las elecciones simples ayudarán a su hijo a que se sienta en control y por lo tanto más dispuesto a cooperar.
  • Sintonícese  con los sentimientos, estados de ánimo y necesidades de su hijo. Es menos probable que un niño cansado o hambriento esté de acuerdo.
  • Evite el uso de etiquetas como bueno, malo, tonto, etc.
  • Los quejidos, gritos y golpes  muestran una falta de respeto por el niño. Trabaje para desarrollar una relación de respeto mutuo.
  • Los límites de tiempo suelen ayudar a reducir la frustración de los niños. Diga, por ejemplo, "En cinco minutos será la hora de cenar." Puede que el niño no comprenda el concepto de cinco minutos, pero le está permitiendo saber que es lo que está por venir.
  • Mantenga expectativas razonables para el niño, de acuerdo a su edad.
¡Recuerde! Usted también se comunica de forma no verbal.
Las expresiones faciales, acciones, el tono de voz y los abrazos frecuentemente comunican más que sus palabras a la hora de ejercer influencia en el niño.
Cólico: Por qué les da a los bebés y qué hacer sobre ello
Escrito por http://www.health.state.ok.us/program/mchecd/Translation-%20colic-spanish.htm#TIPS   
17.04.2006

Uno de los aspectos que más exige de los padres a la hora de tener un nuevo bebé es aprender a arreglárselas con el llanto del niño. En promedio, un recién nacido llora aproximadamente de una a dos horas cada día durante las primeras semanas. El llanto alcanza su máximo a las 7-8 semanas, después generalmente empieza a disminuir según el bebé va creciendo. Sin embargo, en muchos bebés el llanto es mucho más intenso y permanece durante más del tiempo promedio. Muchas veces se dice que estos bebés tienen un cólico o en inglés "colicky". Los padres de estos bebés experimentan unos niveles muy altos de estrés y pueden tener dificultades a la hora de enfrentarse a las demandas del cuidado diario de su bebé. Los padres quieren averiguar por qué su bebé llora tanto y de forma tan intensa, y qué pueden hacer sobre ello.

El término "cólico" significa un dolor agudo en el abdomen, retorcijones  causados por calambres musculares (o gases en el colon). Sin embargo, un cólico raramente es causado por el gas o un problema intestinal.

Muchos doctores diagnosticarán cólico si el bebé presenta las siguientes características:

·  Arrebatos de llanto que no pueden ser calmados, sin ninguna causa física, que duran al menos tres horas al día, tres días a la semana y que continúa al menos durante tres semanas.

·  Un llanto de este tipo que comienza durante las primeras tres a doce semanas de vida.

·  Aparte del llanto intenso, el bebé tiene una apariencia saludable.

Para los padres que tienen que enfrentarse con un bebé con cólico o 'colicky', el sentimiento de impotencia puede llegar a sobrepasarles. Según van pasando los días muchos padres comienzan a sentir de forma natural que son ellos los culpables del llanto del bebé. Pueden sentir que otra persona consolaría a su bebé mucho mejor de lo que ellos lo están haciendo. Pero en realidad el período de cólico va a seguir su curso, independientemente de quién esté cuidando al bebé.

Una de las características más claras de un bebé con cólico es el aspecto general y el sonido que le dice a un padre que su hijo está sufriendo algún tipo de dolor. El cuerpo entero de un bebé con cólico demuestra su dolor moviendo hacia fuera los brazos y las piernas o encogiéndolas hacia el pecho, los puños cerrados, la cara fruncida y colorada, la barriguita endurecida y un volumen de voz muy alto con un llanto intenso.

Algunas investigaciones sobre el cólico sugieren lo siguiente:

  • Los bebés cuyo padre o madre fuma sufren más de cólico.
  • Los gases abdominales que la mayoría de los bebés experimentan más que la causa de su llanto puede ser el resultado del aire tragado mientras lloraban.
  • El cólico puede ser el resultado de una alergia; puede ser alergia a algo que la madre que da el pecho haya comido, como productos derivados de la leche, verduras o legumbres que produzcan gases o alimentos que contengan cafeína.
  • Algún problema médico oculto puede ser confundido con un cólico. Consulte siempre con el médico de su hijo. Algunas posibles causas pueden ser reflujo gastroesofágico (que causa un dolor similar a lo que los adultos conocen como acidez en el estómago, una infección en los oídos, una infección en el tracto urinario, un estreñimiento, irritaciones severas de la piel, alergia o sensibilidad a ser sobre-estimulado. El cólico puede ser una parte necesaria del día del bebé que le permite desahogarse y reorganizar el sistema nervioso central, todavía inmaduro.

Cualquiera que sea la causa del cólico, sabemos que cargarlo y alimentarlo puede darle consuelo al babé. Algunos métodos que los padres encuentran útiles son:

Formas de cargar al bebé cuando tiene cólicos:

  • Campo de fútbol: coloque al bebé con el estómago hacia abajo en su antebrazo, con su cabeza en la curva de su hombro y sus pies por encima de su mano. O intente la postura inversa con la cabeza del niño en la palma de su mano y el área de la entrepierna en la curva de sus brazos.
  • Acurrucado en el cuello: Coloque la cabeza del bebé entre su barbilla y su pecho. Sujétele con firmeza.
  • Meciendo al bebé: Sujete al bebé cerca de usted mientras mantiene contacto ocular, sitúe una mano en el trasero del bebé y la otra sujetando el cuello y la parte superior de la espalda. Balancéelo con suavidad, moviendo sus manos arriba y abajo unas 60 ó 70 veces por minuto.

Flexionando al bebé:

  • La bomba de gas: Con el bebé acostado sobre su espalda, agarre ambas pantorrillas y lleve con suavidad sus piernas y rodillas hasta la barriguita  como si estuviera bombeando algo.
  • La curva del cólico: Siente al bebé en sus brazos con la espalda del bebé apoyada en su pecho. O la postura inversa con el bebé mirando hacia usted, con las piernas dobladas en su pecho. Tenga siempre cuidado de apoyar la cabeza del bebé.
  • Ayude al bebé a relajarse en una posición con el estómago hacia abajo en un cojín que sea firme y con los pies colgando sobre el borde, lo que pone toda la presión sobre la barriguita. Si el bebé se queda dormido, quite el cojín y ponga al bebé descansando sobre su espalda para que continúe durmiendo
  • Otros métodos de calmar a un niño con cólico que pueden funcionar...

Llevar al bebé en un cabestrillo u otra forma de portar al bebé en frente
Aliméntele más veces con menos cantidad de comida, o cambie la composición
Medicinas para aliviar los gases
Sonidos constantes (como el de una aspiradora, el agua corriendo, una pecera)
Reducir la estimulación del ambiente (encuentre un lugar tranquilo con poca luz)

Baños templados
Un masaje al bebé
Paseos fuera de la casa o en coche
Música suave, canciones de cuna…

Responda rápidamente al llanto de su hijo y no se preocupe pensando que le va a malcriar. No se puede malcriar a un bebé durante el primer año de vida. El aspecto más importante del cuidado de un niño durante los primeros meses es que le ayude a sentirse seguro en el mundo que le rodea. Eso acabará sucediendo, su bebé se irá sintiendo a salvo y seguro a causa de que ve sus necesidades satisfechas lo más pronto posible. Sin embargo, algunos días, los padres se pueden sentir como si ninguno de sus esfuerzos sirve para consolar al bebé que tiene cólico.

Si usted acaba enfadada o frustrada, o siente que no puede arreglárselas con el llanto continuo del bebé, pídale a alguien que le ayude con el bebé, de forma que pueda tomarse un descanso. Si es necesario deje al bebé en su cuna hasta 15 minutos. Los padres no deben nunca cargar a un bebé si tienen un fuerte sentimiento de enojo o frustración. Agitar a un niño con enojo puede provocar daños cerebrales irreversibles.

 Una vez que los padres tienen la certeza de que su hijo va a llorar de forma intensa cada tarde (el tipo más común de cólico), pueden planear con anticipación: echarse una siesta con el bebé más temprano, preparar la comida de la tarde en un momento anterior del día, acabar de hacer las compras y arreglar los asuntos en un momento más temprano del día y evitar hacer planes que requieran un esfuerzo extra durante las tardes.

Recuerde: La mayoría de los cólicos comienzan a las tres semanas de edad y alcanzan su cima alrededor de las semanas sexta a octava.  En promedio, el cólico desaparece en la mitad de los bebés de tres meses de edad y en casi todos los bebés de seis meses. ¡Hay una brillante luz al final del oscuro túnel de los cólicos!

<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Resultados 91 - 105 de 844


Aviso legalPolítica de PrivacidadSala de prensa

Publicidad
 

¿Quiere que su publicidad aparezca aquí?
Acreditaciones


Visitas Online
 
Licencia de Creative Commons  
Top!