Principal arrow Noticias arrow Los niños que muerden
Ultima actualización:
 
 
Contactenos
Contactanos en abcpediatria@gmail.com
Escribenos al correo electrónico abcpediatria@gmail.com para cualquier duda o sugerencia referente al portal web.
Publicidad
 

Los niños que muerden
Escrito por Kristin zolten, m.a. & nicholas long, ph.d.   
09.07.2005
Morder es una conducta muy común en los niños menores. las razones por las que los niños muerden a otros varían de niño a niño. es algo natural que los niños de alrededor de un año de edad muerdan a sus padres o a cualquier otra persona que esté al alcance. en la mayoría de los casos, los niños de esta edad muerden para aliviar la presión que sienten en las encías debido a la dentición. las mordeduras que no son causadas por la dentición pueden convertirse en un problema en los niños de 18 a 30 meses de edad. los niños de esta edad no están conscientes del dolor que las mordeduras causan a otros niños y adultos. aunque es común que los niños muerdan cuando están jugando, este comportamiento necesita atención inmediata. las mordidas, además de ser dolorosas, pueden causar peleas entre compañeros de juego. los niños que muerden también corren el riesgo de ser aislados por sus compañeros. los niños pequeños a menudo muerden como consecuencia de la frustración, el coraje, o la agitación. así que es importante que los padres y las personas que cuidan a los niños estén alerta a las situaciones que resultan en mordidas. esto ayudará a los padres a entender qué causa este comportamiento. ¿qué se puede hacer? el problema de las mordidas no es algo que uno tiene que soportar hasta que los niños crezcan o "aprendan mejor". hay muchas medidas a tomar para prevenir y resolver el problema de morder. prevención *ponga límites. para prevenir el problema de las mordeduras, los padres y educadores deberían de poner límites antes de que los niños se reúnan para jugar. las reglas deben ser simples, como tomar turnos y compartir. los padres y educadores deben esforzar estas reglas consistentemente. *sorprenda a los niños portándose bien. los padres y educadores deben felicitar a los niños por comportarse bien. los elogios sirven como premio a la buena conducta. también dan reconocimiento a los niños que se portan bien en lugar que a los niños que se portan mal. *supervise de cerca el juego. los padres y educadores deben poner atención a lo que sucede en el juego de los niños. ellos deben de intervenir antes de que estén fuera de control. organizando los períodos para jugar puede disminuir las circunstancias que causan las mordeduras. *ponga atención a lo que enseña. los padres y educadores que utilizan los gritos, las nalgadas, u otro tipo de conducta agresiva como método de disciplina, corren el riesgo de enseñarle a los niños que la conducta agresiva es aceptable en ciertas ocasiones, especialmente para resolver problemas. los adultos que golpean, gritan y/o arrojan cosas cuando están disgustados enseñan a sus hijos a ser agresivos cuando están enojados. intervención *identifique a qué horas ocurren las mordidas. los padres y educadores deberían de observar la hora y las circunstancias en las cuales los niños recurren a morder. los adultos pueden usar esta información para corregir o evitar estas situaciones. por ejemplo, si los niños muerden cada vez que juegan en un grupo numeroso, se deben tomar medidas para separar a los niños durante el juego. si la conducta relacionada con las mordidas es persistente, se deben evitar las situaciones que causan el comportamiento. puede ser necesario que los padres o educadores simplifiquen la hora del juego, reducir el número de niños en el grupo, o acortar la duración de los juegos. *utilice tiempos de descanso breves. los padres y educadores pueden utilizar reprimendas breves, como "no muerdas. las mordidas duelen. ve a descansar por dos minutos." y luego darle al niño un tiempo de descanso. a los niños que muerden y se les da tiempo de descanso, se les debe permitir que regresen al grupo, una vez que estén calmados y bajo control. los padres y educadores deben ofrecer a los niños atención positiva, haciéndoles saber que hay mejores maneras de comunicarse y de ser reconocidos. *ofrezca alternativas para morder. los padres y educadores deberían mostrarle a los niños lo que pueden hacer en lugar de morder. por ejemplo, "en lugar de morder cuando tú te enojas, ¿porqué no te retiras del grupo?". o "en lugar de morder cuando te enojas, pídele ayuda a la maestra." enseguida se les pide a los niños que repitan las alternativas. *concentre su atención en el niño que ha sufrido la mordedura. padres y educadores podrían dar juguetes o atención al niño que ha sido mordido. si los niños muerden para atraer atención, o una reacción de los adultos, aprenderán muy pronto que hay mejores maneras de atraer atención. si, por ejemplo, un niño muerde a otro durante una pelea por un juguete, el juguete debe de dársele al niño que ha sido mordido. esto enseñará a niños que muerden, que morder no da buenos resultados. *pida ayuda profesional si el problema persiste. si morder se convierte en un problema continuo, aún cuando se ha tratado de intervenir, puede ser necesario buscar ayuda profesional, para encontrar las causas del problema y eliminar esta conducta.
< Anterior   Siguiente >


Aviso legalPolítica de PrivacidadSala de prensa

Publicidad
 

¿Quiere que su publicidad aparezca aquí?
Acreditaciones


Visitas Online
 
Licencia de Creative Commons  
Top!