Principal arrow Tips/FAQs arrow LA HIGIENE BUCAL
Ultima actualización:
 
 
Contactenos
Contactanos en abcpediatria@gmail.com
Escribenos al correo electrónico abcpediatria@gmail.com para cualquier duda o sugerencia referente al portal web.
Publicidad
 

LA HIGIENE BUCAL
Escrito por Mercè Camps Miró   
07.06.2006
Para practicar una buena higiene bucal hay dos elementos básicos: el cepillo y el dentífrico, pero, como siempre, el farmacéutico os puede aconsejar el mejor de cada uno de ellos para cada caso.

El cepillo
El mejor aliado para la perfecta higiene bucal.

Tenemos que cepillarnos los dientes después de cada comida, y sobre todo antes de ir a dormir.

Hay que recordar una vez más que para lavarnos los dientes correctamente tendremos que cepillarlos en movimientos verticales, nunca horizontales. Cepillaremos por dentro y por fuera del diente, y en la zona de las muelas lo haremos con movimientos rotatorios para llegar a todos los rincones.

¿Cómo tienen que ser los filamentos de un cepillo dental?

·Tienen que ser de un material sintético y tener las puntas perfectamente redondeadas y pulidas.

·
No tienen que rallar el esmalte.

·No tienen que ser agresivos con las encías.

Las fibras sintéticas han sustituido a las de origen animal. Son más indicadas porque evitan las bacterias que las de origen animal podían tener.

filamentos de material sintético

puntas
redondeadas y pulidas

cabeza del cepillo pequeño
con el extremo redondo

el mango manejable
con un pequeño ángulo


vida máxima 3 meses

¿Cómo tiene que ser la cabeza del cepillo?

·La cabeza del cepillo, en la que están las cerdas incrustadas, tiene que ser pequeña y con el extremo redondo, para poder acceder a todas las partes de la boca sin riesgo de heridas.

·
El mango tiene que ser manejable y tener un pequeño ángulo que permita llegar a las zonas más escondidas.

·Últimamente hay cepillos que se comercializan con una capucha protectora, que va bien para protegerlo de la suciedad y para mantener las cerdas unidas.

Después de utilizarse, el cepillo tiene que lavarse con agua o un colutorio para eliminar los restos de placa dental, alimentos y dentífrico que pueda tener.

·La vida de un cepillo no tiene que superar los tres meses.

·
Es conveniente lavarse los dientes con un cepillo en buen estado.

·
Cada tres meses habrá que sustituirlo.

·
La utilización de los cepillos eléctricos o mecánicos no ha demostrado una eficiencia superior a la de los cepillos manuales.












Actores secundarios.

La seda dental ayuda a eliminar restos de alimentos que son inaccesibles al cepillo y a eliminar la placa del espacio interproximal entre los dientes. Hay sedas total o parcialmente enceradas, con flúor y mentoladas.

Técnica

Hay que cortar un trozo de hilo de seda y enrollarlo entre dos dedos.

Introducirlo tensado entre los dientes, accionando suavemente de un lado a otro, y moviendo el hilo de seda con los dedos de arriba abajo, 5 o 6 veces en cada espacio, bajando hasta la encía, con precaución para no perjudicarla.

Esta operación habrá que repetirla en todos los espacios interdentales.




Cepillos especiales

Un cepillo para cada caso.

Podríamos calificar de especiales los cepillos eléctricos, los interproximales y los ortodóncicos.

Los cepillos eléctricos son útiles para personas con alguna minusvalía.

No se han demostrado superiores en eficiencia a los cepillos manuales.

Los cepillos interproximales son eficaces para remover la placa bacteriana y los restos de alimentos cuando los espacios interdentales son grandes. El mango es recto y pequeño, y tiene un hilo de acero inoxidable insertado en el extremo, que tiene distribuidos helicoidalmente a su alrededor los filamentos, en forma de cono y cilindro.

Los cepillos ortodóncicos, para casos de ortodoncias, tienen las cerdas distribuidas en forma de "V".





Dentífricos

¿Qué es un dentífrico?

La pasta dentífrica es una mezcla homogénea de sólidos en agua, que colabora en la limpieza dental y que complementa la acción mecánica del cepillo.

Un dentífrico tiene que:

Tener poder de limpieza.

Tener una abrasividad baja.

Ser protector de las encías.

Tener buen sabor.

Dejar una sensación de limpieza y frescor.

¿Para qué sirve el dentífrico?

En función de los principios activos que contenga podrá aumentar la resistencia de la superficie del diente, inhibir ciertas reacciones nocivas del metabolismo bacteriano, ejercer la acción antiinflamatoria y otras...

Flúor. Anticaries.

Clorhexidrina. Antibacteriana-antiplaca.

 

¿Qué componentes tiene un dentífrico?

Los componentes de un dentífrico pueden ser los siguientes:

Abrasivos: son los que hacen el arrastre de los residuos alimenticios. En este caso les sustancias más empleadas son el carbonato cálcico, la albúmina, la sílice y las resinas sintéticas.

Tensioactivos o detergentes: estos componentes varían según la cantidad de espuma que se desee. No tienen que ser tóxicos ni irritantes, ni tienen que interferir en el aroma de la pasta.

Humectantes: retienen el agua y evitan que la pasta se seque y se vuelva dura cuando entra en contacto con el aire. Algunos humectantes son el sorbitol y la glicerina.

Ligantes o agentes espesantes: son los que permiten que la parte líquida y sólida se mantenga en suspensión. Dan viscosidad a la pasta y determinan su textura.

Conservantes: evitan el desarrollo de contaminantes en el producto.

Sustancias tampón: son las que aseguran la buena conservación química de la pasta y regulan su pH.

Edulcorantes y aromatizantes: son los que hacen más agradable el uso del dentífrico, dándole sabor de fresa, limón, menta, anís, etc.

Colorantes: se utilizan para hacer más atractivo el producto.

Principios activos: como son el flúor para la caries u otros.




Aliados de la higiene bucal

Aparte del dentífrico, hay otros productos que pueden ayudar a una buena higiene dental.

. polvos: mezcla de sólidos tipo perboratos, carbonatos y polifosfatos que eliminan les manchas de los dientes provocadas por el tabaco, el consumo de café, etc.

. colutorios: soluciones acuosas o hidroalcohólicas que tienen los mismos principios activos que las pastas dentífricas, pero en menor concentración. Solos no eliminan la placa bacteriana, pero sí que se pueden usar después de cepillarse los dientes, para completar la acción de la pasta.

. chicles: no adherentes, que permiten lavar los dientes sin cepillo, para ocasiones especiales. Son un buen elemento para contribuir a la higiene dental cuando contienen flúor.



Recuerde
Hay que lavarse los dientes después de cada comida y antes de ir a dormir.
La caducidad de un cepillo de dientes es de 3 meses.

 
Autora: Mercè Camps Miró. Vocal de Dermofarmacia
del Col·legi de Farmacèutics de Barcelona.

Ilustraciones: Sònia Ribas. Espais Telemàtics.
< Anterior   Siguiente >


Aviso legalPolítica de PrivacidadSala de prensa

Publicidad
 

¿Quiere que su publicidad aparezca aquí?
Acreditaciones


Visitas Online
Servicio sindicado
 
Licencia de Creative Commons  
Top!