Principal arrow Tips/FAQs arrow Cómo preparar a los niños para ir a una nueva guardería
Ultima actualización:
 
 
Contactenos
Contactanos en abcpediatria@gmail.com
Escribenos al correo electrónico abcpediatria@gmail.com para cualquier duda o sugerencia referente al portal web.
Publicidad
 

Cómo preparar a los niños para ir a una nueva guardería
Escrito por Oklahoma State Department of Health   
28.07.2006
Las separaciones de los padres pueden ser especialmente estresantes para los niños pequeños. Pero hay ciertas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a los niños a realizar los ajustes de forma un poco más suave. Con el tiempo, los niños se separarán más fácilmente de los padres.
  • Hable acerca de la nueva guardería unos días antes de que el niño vaya a ir. (Si son preescolares comience a hablar del nuevo centro una o dos semanas antes de que tengan que ir.)
  • Visiten el nuevo centro, incluyendo la habitación donde estará su hijo. Conozca al nuevo profesor con su hijo. Haga la visita cuando haya menos niños en la habitación, para que su hijo no se sienta abrumado.
  • Lea un libro con su hijo sobre ir a la guardería.
  • Si es posible, lleve a su hijo con usted a su lugar de trabajo. "Los niños probablemente se sentirán mejor si saben qué es lo que hace durante el tiempo que está fuera.”
  • Hable con sus hijos sobre los sentimientos que tienen acerca de estar separados de usted y conocer nuevos amigos. Identifíquese con su hijo. Hágale saber que usted comprende su miedo o su tristeza.

Cómo ayudar para que su hijo se ajuste al nuevo centro

  • Establezca rutinas regulares cuando se estén preparando. Las rutinas proporcionan a los niños una sensación de control y de que las cosas son predecibles.
  • Permita a su hijo llevar con él a la guardería un objeto que le conforte, como un muñeco de peluche o un chupete.
  • Tome una foto de la familia para que el niño se la lleve a la guardería. Los buenos centros colocan fotografías de los niños con la familia a la altura de los ojos de los niños en la habitación donde se encuentran. Esto les da a los a los niños un sentimiento de continuidad y de integración.*
  • Permita un tiempo más que suficiente para que se preparen. Cuando los padres están estresados y tienen prisa pueden estar seguros de que sus hijos también se sentirán estresados. Las separaciones bajo el estrés no se producirán sin incidentes.
  • Mientras conduzca hacia la guardería, cante canciones o hable acerca de lo que van a hacer juntos esa noche.

Cómo ayudar a su hijo cuando llega la hora de decir adiós

  • Llegue temprano, de esta forma tendrá tiempo más que suficiente para facilitar a que su hijo que se centre en sus actividades antes de que usted  deba irse. Los niños necesitan tiempo con sus padres para ajustarse a lo que les rodea antes de sentirse lo suficientemente cómodos como para permanecer con la ausencia de los padres.
  • Salude al profesor junto con su hijo. Los niños necesitan sentirse seguros de que los padres se sienten a gusto con el profesor.

En los programas buenos, los profesores saludan a cada niño al llegar y asisten al padre para que ayuden a su hijo a involucrarse en las actividades y a hacer amigos.

  • Permita que su hijo exprese tristeza cuando se despida. Estamos ayudando a los niños cuando les permitimos expresarse abiertamente sobre sus sentimientos y cuando les hacemos saber que los comprendemos. No es útil decirle a un niño que deje de llorar o decirle que no debería estar triste.
  • De avisos al niño antes de marcharse. Por ejemplo, diga, “En tres minutos  tendré que decirte adiós” o “Me marcharé a trabajar en dos minutos”. 
  • Dígale a su hijo cuándo volverá a recogerlo. Por ejemplo, diga, “Después de que te tomes la siesta vendré aquí para recogerte.” (Pregunte al profesor sobre las actividades del día, para de esta forma poder ser bastante preciso sobre la última actividad antes de que recoja a su hijo.) Los niños necesitan información completa acerca del momento en que se les va a recoger. Se sienten confundidos con frases como, “Te vendré a recoger más tarde”, o “Vendré a recogerte después del trabajo.”
  • Dé a su hijo algo qué hacer mientras usted se marcha. Por ejemplo, pídale que cierre la puerta por usted o que le diga adiós con la mano mientras está en los brazos del profesor.
  • Diga siempre adiós con un abrazo, un beso, una sonrisa y un gesto de la mano. Su hijo necesita ver que usted se siente a gusto con el hecho de marcharse. Incluso si se siente triste sobre la marcha, necesita que su hijo le vea seguro de la decisión de irse.
  • Después de que haya dicho adiós, márchese, incluso si su hijo está llorando. Regresar para consolar al niño únicamente causará que la separación sea más difícil. Los profesores de programas de calidad asistirán a los padres en el proceso de decir adiós. Los profesores sostendrán y consolarán a los niños que lloran. Después ayudarán a que participen en actividades apropiadas que facilitan el ajuste del niño a la habitación.

Formas en que los padres pueden ayudar a su hijo cuando vuelven a verlo al final de la jornada

 

  • Asegúrese de que está preparado para recibir a su hijo como un padre cariñoso y atento, independientemente de cómo le haya ido el día en el trabajo. Haga la cosa que le sea más útil a usted para poder cambiar la mentalidad de empleado a la de padre.
  • Sea consciente de que existe una gran variedad de reacciones que son normales en los niños cuando acaban su jornada de guardería. Algunos niños se “descargan” en sus padres desde el primer minuto en que estos llegan. Otros ignoran a sus padres y se niegan a marcharse. Otros niños están emocionados con el reencuentro. Los padres deben estar preparados para responder de forma positiva y firme a cualquier reacción de su hijo al acabar la jornada.
  • Haga saber a su hijo que usted entiende sus sentimientos. Después comparta con su hijo sus sentimientos positivos acerca de verle de nuevo. Permítale saber que le ha echado de menos mientras estaba en el trabajo y que está contento de volverlo a ver. 
  • Ayude a su hijo a hacer la transición de la guardería al hogar siguiendo algunas rutinas, como guardar los juguetes, ponerse la mochila y decir adiós a los amigos.

 Puntos Importantes a recordar:

Siempre debe acompañar a su hijo hasta el interior de la habitación.
Siempre  debe involucrar a su hijo en rutinas de transición, al llegar y al abandonar la guardería.
Siempre debe decir adiós al niño. Nunca se escabulla.
Siempre debe informar a su hijo y al profesor cuando vaya a venir a recoger al niño más tarde de lo habitual.

Cada niño es diferente en la forma de responder cuando está lejos de los padres. En cualquier caso, si su hijo no ha hecho ningún progreso después de estar dos semanas en un nuevo programa, por favor, consulte con un especialista en desarrollo infantil.

*Fuente: “So Many Goodbyes” por Janet Brown McCracken (1990) NAEYC
< Anterior   Siguiente >


Aviso legalPolítica de PrivacidadSala de prensa

Publicidad
 

¿Quiere que su publicidad aparezca aquí?
Acreditaciones


Visitas Online
Servicio sindicado
 
Licencia de Creative Commons  
Top!