Principal arrow News (noticias en ingles) arrow La Infección natural por Rotavirus no se asociaría a invaginación
Ultima actualización:
 
 
Contactenos
Contactanos en abcpediatria@gmail.com
Escribenos al correo electrónico abcpediatria@gmail.com para cualquier duda o sugerencia referente al portal web.
Publicidad
 

La Infección natural por Rotavirus no se asociaría a invaginación
Escrito por Velázquez, F Raúl MD, MSc; Luna, Guillermina RN; Cedillo, Roberto MD, MSc; Torres, Javier PhD; Mu   
11.09.2006
Mundialmente, las enfermedades diarreicas siguen siendo una causa principal de morbilidad y mortalidad durante la niñez. En los niños menores de 5 años de edad, la morbilidad anual es aproximadamente de 744-1000 millones de episodios de diarrea y 2.5 millones de muertes que son equivalentes a 1400-1900 episodios de diarrea y 5 muertes por minuto. El rotavirus humano grupo A es la causa más común de diarrea severa entre los lactantes y los niños jóvenes y se estima que causa anualmente 111 millones de episodios de diarrea y 440,000 muertes, es decir, ~ 200 episodios/min y 1 muerte/min, principalmente en países en vías de desarrollo. Los estudios realizados indican que el control de la enfermedad por rotavirus tanto en países desarrollados como en los países en vías de desarrollo no puede depender del suministro de agua, higiene o mejoras de higienización; en cambio dependerá de un uso extendido de un vacuna  segura y eficaz.
En agosto de 1998, 25 años después de la descripción inicial del rotavirus por Bishop et al. la vacuna con virus vivos atenuados tetravalente de rotavirus (Rotashield; Wyeth Laboratories, Marietta, PA) era autorizada en los Estados Unidos como la primera vacuna de rotavirus y fue recomendada para la inmunización rutinaria de infantes. Sin embargo, en julio de1999, el uso de Rotashield se suspendió porque los informes hicieron pensar en una posible asociación con invaginación intestinal (INV). Rotashield se retiró en octubre de 1999, cuando su asociación con INV era comprobada. 
 
La invaginación intestinal es la causa más común de emergencia abdominal aguda en los primeros 2 años de vida. La incidencia de INV entre los infantes americanos menores de 1 año de edad es de 25 a 50 casos por 100,000 nacidos vivos. El mayor riesgo de INV ocurre entre los 4 a 9 meses de edad; los casos que ocurren en los primeros 3 meses de vida son inusuales. La mayoría de los casos de INV en los lactantes son idiopáticos. En 5-10% de casos, los puntos de primacía reconocibles para la INV incluyen un apéndice invertido, divertículo de Meckel o pólipos. La hiperplasia intestinal del tejido linfoide intestinal, posiblemente causados por una infección viral, pueden contribuir a la INV. Las infecciones virales, principalmente adenovirus, el enterovirus, herpesvirus humano y virus de Epstein-Barr, se informan en el 20-50% de los casos en la niñez. Sin embargo, las implicaciones de estos resultados son inciertas dado que la mayoría de los estudios no incluyen grupos de comparación. 
 
Una asociación entre la infección natural por rotavirus e INV se ha sugerido pero no se ha demostrado. Los estudios anteriores no controlados han presentado resultados contradictorios. En 2 estudios, en Australia y Francia, el papel etiológico de la infección natural por rotavirus en INV no pudo ser establecida. En un estudio japonés, el rotavirus se descubrió por microscopía electrónica en 11 de 30 (37%) lactantes y niños jóvenes con INV. Recientemente en los Estados Unidos, en un número reducido de casos y controles, la infección natural por rotavirus era asociada con cambios intestinales que pueden llevar a INV; sin embargo, este estudio no consignó el papel del rotavirus induciendo INV. Actualmente la evidencia más sugestiva que refuta la asociación entre la infección del rotavirus humano e INV, es la ausencia de un aumento en la incidencia de INV durante las epidemias de rotavirus durante otoño-invierno en consecuencia se pregunta: "Está la infección natural por rotavirus asociada a invaginación intestinal en los lactantes? ". Por estas razones, este estudio apuntó a determinar si la infección natural por rotavirus o la infección por otro patógeno entérico, adenovirus, astrovirus, bacterias y parásitos se asocian a invaginación intestinal en los niños mexicanos. 
 
El objetivo de este estudio fue determinar si la infección natural por rotavirus o la infección por otro enteropatógeno se asocia a invaginación intestinal (INV); y describir la estacionalidad de la invaginación comparando la diarrea severa (DS) y la DS por rotavirus en los niños mexicanos. 
 
Consistió en un estudio prospectivo, observacional, multicéntrico con casos controles en México, D.F. de diciembre de 1999 a febrero de 2001. Los casos eran niños menores de 1 año de vida hospitalizados por INV.; el diagnóstico se realizó por los rasgos clínicos, radiológicos y/o resultados de la cirugía. Los casos controles eran los niños menores de 1 año de vida hospitalizados por otra enfermedad diferente a la gastrointestinal (NGI). Los casos y los controles eran emparejados según edad y fecha de admisión (±3 meses; para ambos), en una proporción 1:2. Una vigilancia de casos de INV, DS y episodios de SD rotavirus se dirigió durante el período de estudio. Las muestras de heces recolectadas poco después de la resolución de la Inv o en la admisión se probaron para rotavirus, adenovirus, astrovirus, bacterias y parásitos. 
 
Los autores obtuvieron los siguientes resultados: Fueron estudiados treinta casos de Inv y 60 casos control con NGI.

El tipo más común de INV era la ileocecocólica (71%), seguido por la ileocecal (14%), cecal (3%), ileocólica (3%), ileoileocólica (3%) e ileoileocecocólica (3%); 1 caso (3%) no requirió cirugía, y el tipo de INV no fue determinado. 
 
La causa más común de hospitalización entre los infantes incluidos en el grupo control NGI era  bronquiolitis (38%), siguido por laringotraqueobronquitis (12%), faringitis (10%), bronconeumonía (7%), neumonía (5%), convulsiones (3%), sinusitis (3%), bronquitis (2%), trauma encéfalocraneal (2%), agenesia renal (2%), labio leporino (2%), celulitis (2%), urticaria (2%), absceso de la oreja (2%), asma (2%), anemia (2%), inflamación por bacilo Calmette-Guérin (2%) y displasia broncopulmonar (2%). 
 
Aunque la edad de los casos de INV y controles NGI se apareó dentro de un intervalo de ±3 meses, el grupo NGI era ligeramente más viejo (edad media, 9 meses,; 25th-75 percentil = 5, 12 meses) que los casos de INV (edad media, 6 meses,; 25th-75 percentil = 5, 7 meses).

El Rotavirus no se descubrió en ningún caso de INV. El Adenovirus (17%) fue el único enteropatógeno descubierto en INV. Rotavirus (8%), adenovirus (2%), astrovirus (2%) y bacterias (2%) fueron descubrietros en NGI. La infección por Rotavirus no se asociaba con INV (proporción de desigualdades, 0,; intervalo de confianza 95%, 0-2.9), considerando que la infección por adenovirus era fuertemente asociada como el factor de riesgo para INV (proporción de desigualdades indefinido; P = 0.003), comparado con NGI. La variación estacional en las admisiones para INV era pequeña, considerando que las admisiones para DS y DS por rotavirus mostró un marcado aumento estacional durante otoño-invierno. 
 
Los autores llegaron a las siguientes conclusiones: En los niños mexicanos, la infección por rotavirus no se asoció a INV; considerando que se observó una asociación significativa entre el adenovirus y la INV. No había tampoco un  aumento definido de casos de INV durante los brotes de rotavirus en otoño-invierno. Las observaciones de este estudio controlado sugieren que la infección natural por rotavirus no es un factor de riesgo para la INV. Esta información puede tener implicaciones para el desarrollo de una vacuna de rotavirus más segura y eficaz.  



Pediat Infect Dis J Volume 23(10) Supplement October 2004 pp S173-S178
< Anterior   Siguiente >


Aviso legalPolítica de PrivacidadSala de prensa

Publicidad
 

¿Quiere que su publicidad aparezca aquí?
Acreditaciones


Visitas Online
 
Licencia de Creative Commons  
Top!