Principal arrow Herramientas arrow Guía del medicamento
Ultima actualización:
 
 
Contactenos
Contactanos en abcpediatria@gmail.com
Escribenos al correo electrónico abcpediatria@gmail.com para cualquier duda o sugerencia referente al portal web.
Publicidad
 

Guía del medicamento
Escrito por Bernardo Raigosa Serrano   
11.07.2005
 

¿Qué es un medicamento?

Un medicamento es cualquier sustancia medicinal y sus asociaciones o combinaciones destinadas a prevenir, diagnosticar, aliviar o curar enfermedades en humanos. Los médicos frecuentemente utilizan las palabras droga o fármaco como sinónimos de medicamento.

 

¿Cómo se suministra un medicamento?

 

Para lograr que un medicamento sea efectivo y evitar sus efectos negativos, es necesario vigilar algunos factores tales como: horario de consumo, dosis adecuada, evitar, si el médico no indica lo contrario, las combinaciones entre medicamentos y verificar que los sellos de los mismos estén intactos, que no esté deteriorado o vencido y si contiene la cantidad necesaria para finalizar el tratamiento. El consumidor de un medicamento deberá conocer para qué sirve ese fármaco, cómo utilizarlo y que tipo de reacciones (beneficiosas o adversas) puede esperar.
Antes de consumir cualquier medicamento deberá leer cuidadosamente el récipe del médico y la etiqueta del producto, además de hacer algunas preguntas importantes al médico o al farmacéutico, como:


  • ¿ Que tipo de medicamento es y para qué sirve ?
  • ¿ Existe algún problema con otros medicamentos que recibe ?
  • ¿ Cuál es el lapso entre cada dosis y cual es el mejor horario para recibirla ?
  • ¿ Por cuánto tiempo deberá recibirlo ?
  • ¿ Qué sucedería en caso que perdiera una dosis ?
  • ¿ En cuánto tiempo comenzarán a observarse sus efectos ?
  • ¿ Qué efectos negativos pueden ocurrir ?








 

 

 

 

Para ejercer su efecto beneficioso para la salud, un medicamento debe traspasar alguna de las barreras que ofrece el organismo.

Por ejemplo, cuando usted ingiere una tableta, la misma llegará al estómago donde sufrirá transformaciones por los ácidos gástricos, luego pasará al intestino delgado y traspasará la capa mucosa intestinal y las paredes de las venas para ser absorbido por el torrente circulatorio, que posteriormente lo transportará al sitio donde se desea que actúe.

Existen diferentes vías de administración de medicamentos, que solamente el médico está en capacidad de escoger el más adecuado, según las características y severidad de los síntomas de la enfermedad, el órgano o sistema donde se desea su efecto:


Vía Oral (ingestión de fármacos)


Ventajas:

- Constituye la vía más cómoda, segura y económica para suministrar un medicamento. En este caso el medicamento es absorbido a nivel del estómago e intestino.
- Una pequeña parte del medicamento traspasa la mucosa bucal siendo absorbido a ese nivel. El resto se absorbe a través del estómago e intestino.

Desventajas:

- Algunos medicamentos producen irritación gastrointestinal, que conduce a síntomas tales como ardor y dolor abdominal, náuseas, vómitos, entre otros.
- Parte del medicamento se pierde debido a destrucción por sustancias digestivas, por metabolismo a nivel del hígado o por unión con los alimentos.
- La ingestión simultánea de alimentos en general retarda la absorción de los medicamentos.

Vía Parenteral (inyección intravenosa, intramuscular o subcutánea)


Ventajas:

- Los medicamentos llegan en dosis más elevadas y más rápidamente al torrente circulatorio, por lo tanto sus efectos serán igualmente más rápidos.
- Es la vía de administración indicada en los casos de personas inconscientes o que presentan problemas para tragar.

Desventajas:

- Aumenta el peligro de efectos adversos producidos por el medicamento..
- En ocasiones el medicamento penetra un vaso sanguíneo
- Requiere de una persona que la aplique, pues difícilmente el paciente se inyecta a sí mismo.
- Resulta más costosa.

Vía Sub-Lingual (medicinas bajo la lengua)


Ventajas:

- Rápida absorción del medicamento
- El medicamento no sufre alteraciones por los ácidos gástricos ni por el metabolismo en el hígado.
Desventajas:

- Algunos preparados para utilizar bajo la lengua tienen mal sabor o pueden ser irritantes.

Vía Rectal (supositorios, enemas)


Ventajas:

- Práctica cuando el paciente vomita o está inconsciente
- El fármaco absorbido llega a la circulación sin sufrir alteraciones.
Desventajas:

- La absorción del medicamento puede ser irregular e incompleta.
- Muchos medicamentos irritan la mucosa del recto.
- Muchas personas la califican de incómoda.

Vía Pulmonar (nebulizadores, gases, aerosolterapia)


Ventajas:

- La absorción del medicamento es casi instantánea.
- Cuando se trata una enfermedad bronquial por esta vía el fármaco actúa directamente sobre el órgano afectado.
- Este tipo de medicamentos viene de tal manera presentado, que permite suministrar una dosis exacta en cada aplicación

Desventajas:

- No se puede regular la dosis
- Procedimiento incómodo para el paciente.
- Muchos de los medicamentos irritan la vía respiratoria.
- Requiere de aparatos nebulizadores.

Vía Tópica mucosas (nariz, conjuntiva, vagina, colon)


Ventajas:

- Absorción rápida.
- Con algunos medicamentos se logran efectos locales que se desean únicamente. Con otros se logran efectos en otros órganos.

Desventajas:

- Algunas sustancias pueden provocar irritación.
- Muchas personas encuentran esta vía incómoda.

Vía Tópica Piel


Ventajas:

- Comodidad
- Mediante el sistema de "parches" se pueden lograr efectos en órganos distantes.
- Este tipo de medicamentos viene de tal manera presentado, que permite suministrar una dósis exacta y acorde con las necesidades del paciente.

Desventajas:

- La absorción de medicamentos a través de la piel intacta es mínima.

Presentaciones de los medicamentos


Los medicamentos son mercadeados bajo diversas presentaciones, por ejemplo: Tabletas, Cápsulas, Comprimidos, Tabletas efervescentes, Grageas, Gotas, Jarabes, Elíxires, Suspensiones, Supositorios, Enemas, Cremas, Ungüentos, Parches, Tinturas, Polvos, Ovulos, para uso en inhaladores, nebulizadores , atomizadores o aerosoles, para utilización por vía parenteral (intra-muscular, intra-venoso, sub-cutáneo, intra-arterial, intra-articular, intra-lesional, intra-tecal, intra-peritoneal).
El sistema métrico utilizado en nuestro país expresa los sólidos en gramos (abreviado g), y miligramos (abreviado mg) y los líquidos en centímetros cúbicos (abreviado cc), en donde un cc es igual a un mililitro (abreviado ml)

El usuario deberá consumir únicamente la presentación prescrita por su médico tratante, ateniéndose exactamente al récipe; caso contrario no obtendrá los efectos beneficiosos del fármaco, se expondrá a posibles reacciones negativas y pondrá en peligro su salud y quizás hasta su vida.



Intervalos entre dosis


El efecto de cualquier medicamento, independientemente de la vía por la que se suministre, tiene cierta duración, que depende de su metabolismo y excreción y que determina el intervalo entre cada dosis. Este intervalo entre dosis deberá ser respetado con exactitud según la prescripción del médico, para lograr el resultado esperado, sin exponerse a efectos indeseables. Por ejemplo, los antibióticos actúan durante las primeras , 6, 8, 12 y hasta 24 horas después de su administración, eliminando gran cantidad de los microbios que causan una infección. Si no se administra la siguiente dosis, los microbios que no habían sido eliminados se multiplicarán, produciendo una mayor masa de gérmenes, con lo que la infección no terminará de curarse. A la inversa, si el intervalo entre las dosis se acorta, el efecto beneficioso del medicamento puede resultar superior, pero también lo serán los efectos adversos que puede ocasionar.
Frecuentemente el médico prescribe la toma o aplicación de un medicamento "tres veces al día" (cada ocho oras ) o "cuatro veces al día" (cada seis horas), sin precisar un intervalo exacto. Esto se refiere a que no es imprescindible respetar un intervalo determinado, debido a que el medicamento no ejerce una acción curativa de importancia vital o quizás a que la duración de su efecto es mayor al intervalo de ocho horas (tercera parte de un día). Lo que se deja a discreción del paciente es la escogencia de la hora para la primera aplicación o inicio del tratamiento, ya que de esto dependerá la hora de las dosis siguientes.



Posología


Después de establecer el diagnóstico de una determinada enfermedad, el médico prescribirá medicamentos que alivien los síntomas y produzcan su curación, calculando la dosis, el intervalo entre cada dosis y la duración total del tratamiento. Para realizar estos cálculos se basa en la severidad de la enfermedad, la edad, sexo y peso del paciente, las posibles vías de administración, la absorción del medicamento, la duración de sus efectos, posibles interacciones con otros fármacos y las presentaciones de los productos disponibles y sus precios.
El análisis de tantas variables puede resultar complejo para una persona que no posea los conocimientos médicos necesarios. Dosis excesivas de un medicamento relativamente inocuo pueden producir efectos indeseables, secuelas irreparables y hasta la muerte. Por el contrario, dosis no adecuadas no producirán alivio y mucho menos la curación. Por estos motivos, deberán respetarse estrictamente las indicaciones prescritas por su médico.




Automedicación


Este es un problema muy extendido en nuestro país. La ingenuidad, inexperiencia, temor o flojera de asistir a la consulta médica o simplemente el desconocimiento de algunas personas, pueden conducirlas a menospreciar la gravedad o posibles complicaciones de cualquier enfermedad La población recurre muchas veces al despachador de farmacia para que aconseje medicamentos sin contar con los necesarios conocimientos médicos.
La frecuente utilización de medicamentos para combatir síntomas, haciendo caso omiso de la causa de los mismos, resulta peligrosa y ocasionará mayor incidencia de efectos colaterales adversos. Por otra parte, los tratamientos inadecuados suministrados de manera incorrecta, producirán tolerancia y resistencia a los medicamentos, lo que significa que cuando se requiera utilizarlos nuevamente fallarán. Además, se pueden producir mayores sufrimientos, recaídas, complicaciones, secuelas y hasta la muerte.



Incumplimiento


Se ha comprobado que hasta un tercio de las indicaciones médicas no se cumplen completamente, aún siendo comprendidas. Es obvio que el incumplimiento originará al paciente y a la sociedad elevados costos, tanto económicos como en dolor y sufrimiento. Además, existe un número importante de personas que pierden la vida innecesariamente por no haber acudido precozmente a consulta o por no haber escuchado los consejos de sus médicos.

Los tratamientos deberán siempre cumplirse al pie de la letra, respetando rigurosamente los intervalos entre cada dosis del medicamento y la duración total del tratamiento, caso contrario pueden ocurrir efectos adversos, recaídas, no se obtendrá la eliminación completa de la enfermedad y la futura efectividad del medicamento quedará comprometida.



Alcohol en los medicamentos infantiles


Aunque a la mayoría de personas les parezca increíble, más de 700 preparados líquidos mercadeados como medicamentos a nivel mundial contienen altas concentraciones de alcohol. El alcohol utilizado como excipiente es el "etanol", sustancia considerada solvente inerte o diluyente. Muchas de estas preparaciones se destinan al tratamiento de enfermedades infantiles, como por ejemplo: antipiréticos, descongestionantes y jarabes contra la tos, sin tomar en cuenta las altas concentraciones alcohólicas de estos medicamentos, que oscilan entre 0,3% hasta un 68%.
El alcohol, cuando es administrado en conjunto con otros medicamentos puede producir tres tipos de problemas diferentes:


  1.  Efectos indeseables: por ejemplo, la administración de medicamentos que contengan alcohol junto a anti-amebianos (Metronidazol) o antibióticos (Sulfonamidas, Cloramfenicol, Cefamandol), puede ocasionar reacciones tales como taquicardia, náusea, vómitos, enrojecimiento y en casos severos arritmias cardíacas, depresión respiratoria, colapso cardiovascular o convulsiones
  2. Disminuir la absorción del fármaco, por lo que se producirán menores efectos curativos.
  3. Disminuir su metabolismo o excreción: el alcohol puede alterar el metabolismo de anticonvulsivantes (Fenobarbital, Fenitoína) y/o anti-coagulantes (Warfarina). Cuando se administra junto a medicamentos sedantes puede causar alteraciones psicomotoras.

Los efectos de la ingestión alcohólica aguda y crónica en adultos son conocidos sin embargo, excepto en casos de envenenamiento agudo, es poca la información disponible sobre los efectos del etanol en los niños.

Además, la interpretación de la información también resulta difícil, debido a publicaciones con resultados conflictivos. Por ejemplo, a pesar de que algunos estudios reportan que los niños no logran eliminar el alcohol como los adultos antes de llegar a los cinco años, otros estudios realizados sobre niños con intoxicaciones agudas reportan que la eliminación ocurre más rápidamente en niños que en adultos.

Por otra parte, la concentración sanguínea de etanol capaz de producir síntomas neurológicos o muerte en los niños, no es conocida con precisión. Aunque la dosis mortal reportada de etanol es 5 a 8 gramos/kg en adultos y 3 gramos por kilo en niños, ocurren intoxicaciones severas y fallecimientos con cantidades mucho menores, quizás por interacción con otros medicamentos o por disminución de la glucosa circulante (hipoglicemia).

El mayor efecto tóxico que ocasiona la ingestión aguda de etanol es la disfunción neuronal. Los efectos neurológicos, incluyendo disminución del tiempo de reacción, incoordinación muscular, cambios conductuales, etc. se presentan con concentraciones sanguíneas de etanol de aproximadamente 100mg/100 ml, pero también han sido reportados con concentraciones mucho menores.


Concentración máxima sanguínea de alcohol


Basándose en modelos matemáticos utilizando computadoras, científicos investigadores han determinado que la dosis máxima sanguínea de etanol, capaz de ocasionar efectos tóxicos en niños de 6 a 12 años es de 25 mg/100 ml, lo que se traduce en que para alcanzar esos niveles, un niño debería ingerir 40 ml de etanol al 10% cada 4 horas, cosa que muy raramente ocurre.


Volumen de alcohol permisible en los medicamentos


Aunque resulta difícil que un niño presente efectos tóxicos cuando se le suministran dosis terapéuticas de medicamentos que contengan etanol, es posible que ocurra ingestión accidental del contenido total de alguno de estos medicamentos en niños pequeños, lo que pudiera producir efectos tóxicos y hasta letales. Por otra parte, algunos medicamentos mercadeados en Venezuela, como por ejemplo ciertos antipiréticos, tienen un altísimo contenido de etanol que, en algunos casos, alcanza hasta un 18%, concentraciones que resultan a todas luces inaceptables para el tratamiento de afecciones benignas en los niños.

Sería deseable que no se añadiera etanol a los medicamentos de uso pediátrico. Sin embargo, existen determinados especialidades farmacéuticas que requieren etanol para la solubilización de sus ingredientes activos.

El Comité de Drogas, de la Academia Norteamericana de Pediatría, ha formulado las siguientes recomendaciones al respecto, a la Administración de Drogas y Medicamentos de los EE.UU. (FDA):


  1.  Las preparaciones líquidas pediátricas que se expenden sin prescripción deberán limitar su contenido a un máximo de 5% de etanol.
  2. Se sugiere la supervisión médica de aquellos niños menores de 6 años que reciban medicamentos que contengan alcohol.
  3.  El contenido de etanol de las preparaciones medicinales no deberá producir concentraciones sanguíneas mayores de 25 mg/100 ml después de cada dosis.
  4. Se deberán administrar estos medicamentos a intervalos apropiados para prevenir la acumulación de alcohol en la sangre.
  5.  El volumen total del medicamento que contiene alcohol deberá mantenerse en un mínimo razonable, para prevenir intoxicaciones potencialmente fatales.
  6.  Los medicamentos que contienen más de un 5% de etanol requerirán empaques con cierres de seguridad.

Conclusiones: Se deberá vigilar estrechamente el uso indiscriminado de etanol en las preparaciones farmacéuticas pediátricas, especialmente en las que se expenden sin prescripción médica, debido a su toxicidad potencial. Aunque un medicamento luzca "inofensivo" su principio activo y/o sus excipientes pueden causar efectos indeseables.

Los medicamentos que contienen alcohol pueden afectar el metabolismo y disponibilidad de otros medicamentos, causando efectos adversos, por lo que se deberá tener especial cuidado con las combinaciones de fármacos.

Aunque una dosis única de cualquier medicamento que contenga alcohol no debería ser capaz de ocasionar toxicidad neurológica, se desconocen los efectos tóxicos que puede ocasionar la administración de medicamentos que contengan etanol durante períodos prolongados.

Finalmente, se deberán realizar intensos esfuerzos para eliminar el alcohol de las preparaciones farmacéuticas infantiles. En aquellos casos en donde el alcohol sea imprescindible, los medicamentos deberán ser empacados en pequeños volúmenes con tapas de seguridad.



< Anterior


Aviso legalPolítica de PrivacidadSala de prensa

Publicidad
 

¿Quiere que su publicidad aparezca aquí?
Acreditaciones


Visitas Online
Servicio sindicado
 
Licencia de Creative Commons  
Top!