Principal arrow Noticias arrow Lo que usted debe saber sobre los medicamentos ped
Ultima actualización:
 
 
Contactenos
Contactanos en abcpediatria@gmail.com
Escribenos al correo electrónico abcpediatria@gmail.com para cualquier duda o sugerencia referente al portal web.
Publicidad
 

Lo que usted debe saber sobre los medicamentos ped
Escrito por Galarza vásquez   
09.07.2005
Cuando un niño presenta fiebre, dolor dental o de cabeza, tos, molestias estomacales o catarro, sus padres suelen administrarle 1/2 ó 1/4 de tableta o cucharada de medicamento indicado para adultos; ¡grave error!, pues tal acción puede traerle consecuencias negativas.

los medicamentos pediátricos están especialmente diseñados para el organismo del pequeño, tanto en la dosis como en las características del principio activo. cabe aclarar que ciertos laboratorios se refieren a éstos cuando son indicados para niños de 0 a 5 años, y los llaman infantiles para chicos de 6 a 12 años.

al respecto, el dr. gilberto castañeda hernández, jefe del departamento de farmacología del centro de investigación y estudios avanzados (cinvestav) del instituto politécnico nacional señala en entrevista para saludymedicinas.com.mx que "dentro de este grupo de fármacos tenemos que distinguir cuáles van a ser utilizados en lactantes, bebés prematuros, niños pequeños y en edad preescolar y escolar, pues la situación varía en cada etapa del desarrollo. lo anterior se debe a que, dependiendo de la edad y peso, en el organismo del pequeño hay diferencias tanto físicas como del comportamiento; por ejemplo, un niño de 10 años acepta formulación oral sólida, es decir, eventualmente puede tomar comprimidos o la presentación líquida de sabor agradable, pero un lactante o prematuro no".

en cuanto a las diferencias fisiológicas, el entrevistado explica que "desde el punto de vista científico éstas son más importantes, ya que, por ejemplo, si tomamos a un adulto como referencia y le damos cierta fórmula oral, ésta se absorbe y pasa a la sangre de la misma manera que los alimentos: llega al estómago y luego al intestino delgado, de modo que fundamentalmente en el primer tercio de este último (duodeno) se lleva a cabo la mayor parte de la absorción, es decir, el paso del principio activo a la sangre. en el caso de los niños, la longitud del duodeno es menor que en el adulto, por lo que si se diera el fármaco descrito no lo absorbería adecuadamente".

¿la mitad de la enfermedad?

otro de los aspectos que difieren en niños y adultos es la cantidad de agua en el organismo, pues en la población infantil es mayor, provocando que la distribución de los medicamentos en los tejidos cambie. por otra parte, en el caso de bebés prematuros hay que tomar en cuenta que la función de sus riñones no está bien desarrollada, lo que altera la expulsión de muchos fármacos por la orina. asimismo, "se debe considerar que, en general, las formulaciones se eliminan más lentamente en el niño; entonces, si éste ingiere una dosis que no se desecha como es debido, al darle la siguiente toma todavía se mantiene cierta cantidad de la sustancia activa, la cual va acumulándose y puede derivar en intoxicación.

dicha situación queda perfectamente resumida en cierto anuncio publicitario de los años 60 y 70: "el niño no es un adulto chiquito ni tiene la mitad de la enfermedad, sino hay que considerarlo paciente especial". por ello, las formulaciones indicadas para los pequeños generalmente se ofrecen en gotas, jarabes, suspensiones y tabletas masticables, presentaciones que son bien aceptadas y tienen cierto perfil de dosificación diferente en el adulto (esto último también se aplica a soluciones inyectables).

"no se deben ajustar cantidades deliberadamente, por ejemplo, si un adulto pesa 60 kilos y toma cierto medicamento no significa que un pequeño de 20 kilos debe recibir la tercera parte del fármaco pues, como se dijo, hay diferencias básicas en su intestino, riñones y cantidad de agua corporal. por el contrario, cada medicamento infantil debe prescribirse en la dosis adecuada, la cual se adecuará conforme aumentan edad y peso del paciente", señala el dr. castañeda hernández.

"asimismo -agrega el farmacólogo-, es necesario considerar que hoy en día las autoridades de varios países, incluido méxico, solicitan a las compañías farmacéuticas que para establecer las bases racionales de la medición realicen ensayos terapéuticos específicos en menores a fin de conocer la dosificación recomendable. este proceso en cierta medida es complejo, porque en primera instancia se hacen pruebas en animales, después en adultos sanos para conocer si hay efectos tóxicos y reacciones adversas (en un enfermo no se podría apreciar); los menores no pueden ofrecerse como voluntarios porque no tienen la edad legal para dar su consentimiento. por tal motivo, para definir las dosis se recurre a pruebas en chicos enfermos que necesitan curarse, manteniéndolos bajo estricto control médico".

otra cuestión que ayuda mucho es el conocimiento de la fisiología del infante, es decir, saber cómo funciona su hígado, riñón, tracto gastrointestinal y sistema circulatorio; así, los farmacólogos pueden tener mejor idea sobre la dosis que deben administrar. en ocasiones también puede determinarse con base en la superficie corporal, para lo cual el médico debe recibir entrenamiento.

también hay que considerar que "combinar medicamentos es más peligroso en niños que en adultos, lo que ocurre con frecuencia, ya que antes de llevar al pequeño al pediatra, los padres prefieren darle 3 ó 4 fármacos distintos. resta decir que el niño es un paciente frágil, más aun mientras menor sea su edad, por lo que es fundamental contar con asesoría y control médico por parte del especialista", puntualizó el dr. castañeda hernández.

< Anterior   Siguiente >


Aviso legalPolítica de PrivacidadSala de prensa

Publicidad
 

¿Quiere que su publicidad aparezca aquí?
Acreditaciones


Visitas Online
 
Licencia de Creative Commons  
Top!