Principal arrow Noticias arrow La Salud Dental(Todo lo referente a los dientes)
Ultima actualización: 12/08/2014 10:30:04 hrs
 
 
Contactenos
Contactanos en abcpediatria@gmail.com
Escribenos al correo electrónico abcpediatria@gmail.com para cualquier duda o sugerencia referente al portal web.
Publicidad
Publicidad

La Salud Dental(Todo lo referente a los dientes)
Escrito por http://www.driscollchildrens.org/health/speds/growth/dental.htm   
27.10.2005
Según los datos de los Centros para el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control, CDC), casi dos tercios de los estadounidenses consulta al dentista cada año, y se gastan más de 50.000 millones de dólares por año en servicios odontológicos.

Sin embargo, muchos niños y adultos sufren innecesariamente de enfermedades bucodentales que podrían prevenirse. De hecho, aproximadamente el 20 por ciento de los niños en edad preescolar (de 4 y 5 años) tienen caries, el 50 por ciento las desarrolla para el tercer grado y el 86 por ciento antes de los 17 años de edad. Es posible reducir en gran medida el riesgo de enfermedades bucodentales mediante el cuidado preventivo adecuado, es decir, controles regulares, el cepillado, el uso del hilo dental, la fluoridización y los sellantes dentales.

En el directorio que aparece a continuación encontrará información adicional relativa al cuidado bucodental su hijo, para la cual le proveemos una breve descripción. Si usted no puede encontrar la información que le interesa, por favor visite la página de Los Recursos en la Red sobre el Crecimiento y el Desarrollo en este Sitio para obtener una dirección en el Internet, o Red en el Ámbito Mundial, que pudiera contener información adicional acerca de ese tema.


La Prevención de los Problemas Bucodentales

Muchos de los problemas bucodentales que afectan a los niños y a los adolescentes podrían evitarse mediante exámenes periódicos, el cepillado, el uso del hilo dental, la fluoridización y los sellantes dentales. En el directorio que aparece a continuación encontrará información adicional relativa a la prevención de los problemas bucodentales, para la cual le proveemos una breve descripción.

El Cepillado y la Pasta Dental
El cepillado de los dientes del niño debe iniciarse desde temprana edad, alrededor de los 24 meses o según lo indique el médico del niño. Los niños necesitan que se los ayude con el cepillado hasta los 7 u 8 años de edad. Incluso antes de que su niño tenga dientes, es importante cuidar de su boca. Utilice una toallita o una gasa húmeda y frótela suavemente sobre las encías de su bebé para mantener su boca limpia. Puede utilizar un cepillo de dientes suave, humedecido con agua, una vez que le han salido algunos dientes al niño. Se recomienda consultar con el odontopediatra sobre la edad adecuada en que su hijo puede empezar a utilizar la pasta de dientes. Utilice sólo una pequeña cantidad de pasta dental ya que los niños pequeños a menudo lo tragan en vez de escupirlo.
La importancia del cepillado:
Cepillar los dientes adecuada y regularmente es la mejor manera de eliminar la placa dañina (una película delgada y pegajosa de bacteria) de los dientes y las encías.
¿Cuál es la técnica apropiada para el cepillado de los dientes?
Existe más de una técnica eficaz de cepillado, ya que todas las cavidades bucales son diferentes. Decidir cuál es la técnica más apropiada para su hijo depende mucho de la posición de los dientes y la condición de las encías del niño. Consulte con el odontopediatra de su hijo para determinar la técnica de cepillado más adecuada para la boca del niño.
Normalmente, la mayoría de los dentistas recomiendan una técnica de cepillado circular. Esto incluye el cepillado de sólo un pequeño grupo de dientes a la vez, cubriendo gradualmente toda la boca. Se enfatiza la importancia de mantener un movimiento circular o elíptico ya que un movimiento hacia adelante y hacia atrás puede causar:

Retracción de la superficie de las encías.
Exposición y sensibilidad de la superficie radicular.
Desgaste de las líneas gingivales.
En su lugar, los dentistas recomiendan el siguiente método:

Paso 1: Coloque el cepillo un ángulo de 45º.

Paso 2: Cepille los dientes suavemente; sólo un pequeño grupo de dientes a la vez (con movimientos circulares o elípticos) hasta que se cubra toda la boca.

Paso 3: Cepille la parte exterior de los dientes, la parte interior de los dientes, las superficies de masticación y entre los dientes.

Paso 4: Cepille la lengua suavemente para eliminar las bacterias y refrescar el aliento.

Paso 5: Repita los pasos uno a cuatro por lo menos dos veces al día, en especial después de una comida o una colación.

¿Qué tipo de cepillo de dientes se debe usar?
La cabeza del cepillo de dientes debe ser pequeña aproximadamente 2,5 cm por 1,25 cm (1 pulgada por 1/2 pulgada) y tener un mango que permita sujetarlo con firmeza. Las cerdas del cepillo deben ser de nylon, suaves y redondeadas en los extremos. Esto asegura que las cerdas del cepillo alcancen la superficie de los dientes y los espacios intermedios. Algunos cepillos son demasiado abrasivos y pueden desgastar el esmalte de los dientes. Por ello, en la mayoría de los casos, no se recomiendan los que tienen cerdas medianas y duras.
¿Con qué frecuencia se deben cepillar los dientes?
Generalmente, se recomienda el cepillado dos veces al día durante al menos tres o cuatro minutos cada vez. Las personas generalmente creen que ya se cepillaron lo suficiente cuando, en realidad, la mayoría dedica menos de un minuto al cepillado. Además, es mejor cepillarse los dientes de tres a cuatro minutos dos veces al día, que cepillarlos rápidamente cinco o más veces en el día.
Los dentistas aconsejan cepillarse los dientes durante el día mientras se esté en el trabajo, la escuela o en lugares de recreación. Tener un cepillo a mano (en el escritorio o en la mochila) aumenta la probabilidad de que se cepille los dientes durante el día.

¿Qué es la pasta o crema dental?
También denominada dentífrico, la pasta dental está compuesta por los siguientes ingredientes de limpieza (expresados en porcentajes aproximados):
Agua y humectantes - 75 por ciento.
Abrasivos - 20 por ciento.
Espuma y agentes de sabor - 2 por ciento.
Amortiguadores del pH - 2 por ciento.
Colorantes y agentes que opacan y aglutinan - 1.5 por ciento.
Flúor: 0,24 por ciento.
Verdades sobre la pasta dental:
Cepillarse los dientes con dentífrico (especialmente los que contienen flúor) nos ayuda a:
Eliminar la placa.
Combatir las caries.
Fomentar la remineralización.
Limpiar y pulir los dientes.
Eliminar las manchas de los dientes.
Refrescar el aliento.
Nota: Se recomienda consultar con el odontopediatra sobre la edad adecuada en que su hijo puede empezar a utilizar la pasta de dientes.

¿Qué tipo de pasta dental es la mejor?
El flúor es el ingrediente más importante de la pasta de dientes. Siempre que contenga flúor, no importa la marca ni el tipo (pasta, gel o polvo). Todos los tipos de dentífricos con flúor son eficaces para combatir la placa y las caries así como para limpiar y pulir el esmalte de los dientes. La marca que usted escoja debe tener el sello de la Asociación Odontológica Estadounidense (American Dental Association, ADA) en su envase como prueba de que su seguridad y eficacia se han demostrado mediante ensayos clínicos controlados.
Algunos tipos de dentífricos ofrecen pirofosfatos para evitar la acumulación del sarro, mientras otros ofrecen fórmulas para eliminar las manchas de los dientes y que éstos se vean más blancos y brillantes. Sin embargo, al contrario de lo que dicen los anuncios publicitarios y las creencias populares, el flúor es el ingrediente activo que mejor protege sus dientes.

El Uso del Hilo Dental
Comience a utilizar el hilo dental cuando su hijo tiene alrededor de 2 o 3 años, bajo la dirección de su odontopediatra. No es necesario utilizarlo antes de esa edad. Normalmente los niños necesitan ayuda con el hilo dental hasta que tienen 8 o 10 años.

Importancia de la limpieza con hilo dental:
Cepillarse los dientes de forma adecuada y con regularidad ayuda a eliminar la mayor parte de la placa dental, sin embargo, el cepillado sólo no puede eliminar la placa localizada en lugares que el cepillo no puede alcanzar, especialmente en los espacios entre los dientes. Además de eliminar la placa, la limpieza con hilo dental también ayuda a lo siguiente:
Eliminar los restos de alimentos que se adhieren a los dientes y encías entre los dientes.

Pulir la superficie del diente.

Controlar el mal aliento.
Se debe realizar la limpieza con hilo dental por lo menos una vez al día durante dos o tres minutos para que sea más efectiva.

Tipos de hilo dental:
El uso regular y constante del hilo dental es el arma individual más importante contra la placa, quizás más importante que el cepillo de dientes. Los distintos tipos de hilo dental incluyen:
Encerados y no encerados.
Con sabor y sin sabor.
Anchos y comunes.
Métodos de limpieza con hilo dental:
El odontopediatra u otro profesional de la salud bucal puede ofrecerle una demostración de cualquiera de las siguientes técnicas de limpieza con hilo dental. Por ejemplo:
Método del carrete (también conocido como método del dedo envuelto)
Corte un trozo de hilo dental de aproximadamente 45 a 50 cm (18 a 20 pulgadas) de largo. Envuelva el dedo medio de cada mano con varias vueltas flojas de cada extremo del trozo de hilo dental. Luego, con el índice y el pulgar guíe con cuidado el hilo dental entre los dientes con movimientos ascendentes y descendentes (no laterales). Es mejor mover el hilo dental hacia arriba y abajo asegurándose de pasarlo debajo de la línea de las encías, formando una "C" al costado de cada diente.
Método del lazo (también conocido como método circular)
Corte un trozo de hilo dental de aproximadamente 45 cm (18 pulgadas) de largo, forme un círculo y átelo firmemente. Luego coloque todos los dedos, excepto el pulgar, dentro del lazo. Después, use los índices para guiar el hilo a través de los dientes inferiores, y use los pulgares para guiar el hilo a través de los dientes superiores, asegurándose de llegar debajo de la línea de las encías, formando una "C" al costado de cada diente.
Otras técnicas de limpieza con hilo dental:
Las herramientas de limpieza con hilo dental, como el portahilos, pueden ser útiles para las personas que están aprendiendo a usar el hilo dental, que tienen poca destreza en los brazos o las manos, o que limpian los dientes de otra persona (especialmente de un niño o una persona discapacitada).
Los dispositivos de irrigación, como los mondadientes de agua, no se consideran sustitutos del cepillo ni del hilo dental. Estos dispositivos pueden ser eficaces en los aparatos ortodóncicos que retienen alimentos o en áreas que el cepillo no puede alcanzar. No obstante, no eliminan la placa bacteriana.
El Fluoruro
¿Qué es el fluoruro?
El ion fluoruro proviene del elemento flúor. El fluoruro, aplicado de forma tópica en los dientes erupcionados, o ingerido por vía oral (fluoruro sistémico) durante el desarrollo de los dientes, ayuda a prevenir las caries, fortalecer el esmalte dentario y reducir los efectos perjudiciales de la placa. El fluoruro también hace que toda la estructura del diente sea más resistente a las caries y fomenta la remineralización, que ayuda a reparar las caries tempranas antes de que el daño pueda notarse.
¿Dónde se encuentra el fluoruro?
Fluoruro tópico En productos con concentraciones elevadas de fluoruro (por ejemplo, dentífricos y enjuagues bucales).
En barnices fluorados y/o geles tópicos aplicados por un dentista u otro profesional de la salud bucal, o recetados como parte del régimen en el hogar (especialmente para personas con alto riesgo de desarrollar caries).

Fluoruro sistémico En suministros de agua públicos y privados.
En los refrescos.
En el té.
En complementos dietéticos.
En algunas clases de agua embotellada.
Una vez ingerido, el aparato gastrointestinal absorbe el fluoruro sistémico y lo distribuye y deposita en todo el cuerpo a través de la sangre.


¿Quién debe recibir suplementos de fluoruro?
La Academia Estadounidense de Odontopediatría (American Academy of Pediatric Dentistry) recomienda que los niños entre 6 meses y 16 años ingieran alguna forma de fluoruro por día. Las fuentes más comunes son el agua potable (no embotellada) y los pastas dentales con fluoruro. El médico o el odontopediatra de su hijo determinará si su niño no está recibiendo suficiente fluoruro y puede recetarle suplementos. Los suplementos se presentan en gotas o pastillas administradas por vía oral. La cantidad de fluoruro recetada se basará en la edad del niño y la cantidad de fluoruro presente en el agua potable.
¿Qué riesgos para la salud se asocian con el uso de fluoruro?
En general, el consumo de fluoruro es seguro. Los riesgos asociados con la fluoridización normalmente se limitan al uso inadecuado o a un exceso de concentración. Para evitarlos:
Evite beber agua demasiado fluoradas, ya que los dientes pueden decolorarse y el esmalte dentario puede presentar un aspecto manchado, poceado o moteado (fluorosis dental).
Evite ingerir dentífricos u otros productos de higiene dental.
Llame al departamento local de agua o al de salud para evaluar el nivel de fluoruro en el depósito de agua potable local.
Los niños son particularmente vulnerables a la fluorosis dental ya que sus dientes en desarrollo son más sensibles a los niveles altos de fluoruro. Consulte al médico u odontopediatra de su hijo si observa cambios en el estado de los dientes del niño.

Los Protectores Bucales
La importancia de los protectores bucales:
Para proteger la boca y los dientes de lesiones graves, debería usarse un protector bucal, que a menudo es una pieza de plástico flexible que se introduce en la boca, durante todas las actividades deportivas o recreativas, especialmente en actividades donde existe contacto o contacto potencial con otra persona, algún elemento del equipo deportivo o el suelo. En especial, los protectores bucales deberían usarse en los siguientes deportes:


fútbol americano
fútbol
rugby
lucha libre
béisbol
sóftbol
lacrosse
hockey sobre césped
hockey sobre hielo
artes marciales
boxeo
Algunos de estos deportes requieren el uso de un protector bucal a nivel amateur o principiante.

Muchas actividades recreativas, como por ejemplo andar en monopatín o bicicleta, también suponen un riesgo de lesión en la boca y los dientes. Proceda con cuidado durante estas actividades.

Los protectores bucales y las lesiones que se pueden prevenir:
A continuación, se enumeran algunas de las lesiones de los dientes, la boca y la cabeza, muchas de las cuales podrían prevenirse con el uso adecuado y continuo de un protector bucal:
diente o dientes flojos o extraídos por un golpe fuerte
diente roto o astillado
lengua y/o labios mordidos o lacerados
objetos atrapados o atascados entre los dientes
fractura de la mandíbula
lesiones del cuello
Colisión de la mandíbula: el maxilar superior queda atrapado dentro del maxilar inferior.
Tipos de protectores bucales:
Existen varios tipos de protectores bucales. Los siguientes son los dos más comunes:

protectores prefabricados
Es el tipo de protector bucal que ya está fabricado y que se puede adquirir en la mayoría de las tiendas de deporte. Existen diferentes tipos y marcas. Elija el que calce mejor y sea más cómodo.

Protectores bucales hechos a medida
El dentista de su hijo puede hacer un protector bucal específicamente para su hijo. Quizá sean más caros, pero suelen ser más cómodos para el niño.
Consulte al dentista de su hijo sobre el mejor tipo de protector bucal.


< Anterior   Siguiente >


Aviso legalPolítica de PrivacidadSala de prensa

 
Licencia de Creative Commons  
Top!